Los Almogávares de la O.J.E.

Los Almogávares de la O.J.E.

 

6 de la mañana, bosque ibérico, el sonido de un cuerno al ser soplado por su punta perforada rompe el silencio de un tímido amanecer. Al momento, un grupo de jóvenes aparece corriendo ladera abajo con largos palos en las manos, cuerno en la cintura y medallón de cuero alrededor del cuello. Un grito inunda la bisoña mañana ¡Desperta Ferro! ¡Aur! ¡Aur!.

Para alguien que contemple la escena, ajeno a lo que allí ocurre, todo le resultará extraño, diferente, sacado quizá de otros tiempos en donde la Naturaleza y el Hombre convivían en armonía. Si alguien se pregunta quiénes son esos que acuden sin vacilación al ronco ulular del cuerno, le resolveremos la duda, son los almogávares de la O.J.E., unos jóvenes que han decidido convivir durante unos días según la tradición y las normas que, desde hace varias décadas, se establecieron para desarrollar la actividad de aire libre más genuina y fantástica de las que se realizan en la O.J.E.

Estos jóvenes, durante unos días, serán los primeros a la hora de ayudar, aunque sean los trabajos más duros; serán voluntarios para todo (incluso antes de que se solicite); nunca rechazarán una responsabilidad; compartirán tareas; amarán a la Naturaleza; cuidarán a los más débiles, alentarán a los compañeros; serán humildes en el trato y alegres en el quehacer diario. Estos jóvenes, como dice su propio Fuero llevarán al límite su compromiso con los valores de la Promesa y de la O.J.E. y harán del lema “Vale Quien Sirve”, su norma de vida.

Y por si esto fuera poco, todo eso irá acompañado con amplios conocimientos y habilidades para la vida al aire libre y el medio natural. Estos almogávares serán expertos conocedores de técnicas de cabuyería, orientación, construcciones rústicas, supervivencia, protección medioambiental, senderismo…En la O.J.E, los almogávares son los que más saben de este tipo de actividades, son los especialistas de aire libre.

Y si hasta aquí, hemos dado unas pistas de lo que es un almogávar de la O.J.E., lo que viene ahora completará la estampa. Los almogávares tienen su propio vocabulario, con palabras que nos sonarán extrañas para todos aquellos que no estamos en esta peculiar historia y que para ellos son perfectamente reconocibles: azcona, jenízaro, cipayo, coltell, correría, mesnada, modio, plática, blanquerna…

También tienen sus propios complementos (pertrechos) en la vestimenta, como el cuernobebo (cuerno vaciado) al lateral y el mosquetón en la trasera del cinto, la cuchara de palo, el capell (sombrero de paja), el medallón de cuero con su cordón del
color correspondiente, la azcona (el palo de madera) que siempre acompaña al almogávar….

Solo queda, para terminar, que indiquemos que junto a todo lo anterior, los almogávares también tienen unas canciones y unos ritos propios que les acompañan en sus correrías, una original danza que realizan bajo el sonido del cuernotoco, unas pruebas deportivas muy de su estilo y una competición con azconas, que llaman “lucha almogávar” y que sirve, entre otras cosas, para dirimir cuestiones como quien lleva el pendón o quien elige primero el nombre de su mesnada.

Como se puede ver, esto de los almogávares de la O.J.E. es toda una original forma de trasladar valores a unos jóvenes que deseen ser, ellos mismos, los protagonistas de una maravillosa aventura.

¡Desperta Ferro!

La entrada Los Almogávares de la O.J.E. se publicó primero en Organización Juvenil Española.

Contact to Listing Owner

Captcha Code