La O.J.E., Una Historia Ligada a Nuestras Vidas

La O.J.E., Una Historia Ligada a Nuestras Vidas

Antes de nada, decir que aunque en la actualidad no soy afiliado de nuestra querida Organización, me siento parte de esta gran familia, a la que uno nunca deja de pertenecer y de la que estoy orgulloso de llevar en mi día a día allá donde voy.

Tengo 53 años recién cumplidos, mis hermanos siempre fueron de la O.J.E. de Santander (Cantabria) mi ciudad natal, yo veía cómo ellos hacían múltiples actividades de ocio y tiempo libre y quería ser como ellos, obvio decir que yo soy el pequeño de la familia, y mis hermanos eran un referente para mi. En mi casa eran frecuentes las reuniones de sus amigos, todos afiliados a la O.J.E. donde hablaban de lo que iban a hacer dentro del Hogar o en alguna de las marchas que participaban. Un buen día a la edad de 8 años, mi hermano mayor Luis, habló con mis padres y me propusieron afiliarme.

Me llevaron al Hogar y allí conocí a personas que compartían un mismo fin. Pasé a formar parte de los flechas y comencé mi vida asociativa. Durante los años que estuve tuve la oportunidad de realizar cientos de actividades, marchas, campamentos…y sobre todo descubrí una afición que hoy forma parte de mi vida: la comunicación.

Gracias a un guía mayor, empecé a participar en el periódico del Hogar, donde hacíamos entrevistas, cotilleos y mil cosas más. Poco a poco mi interés por la comunicación se fue incrementando y hoy en día soy el director y presentador de dos programas de radio en la ciudad donde vivo actualmente, Mérida (Badajoz).

Años más tarde, grandes amigos y camaradas, decidieron contar conmigo para formar parte como Director Regional de Proyección e Imagen de la directiva de O.J.E. Cantabria, hecho que fue muy ilusionante y del que guardo muy buen recuerdo.

Ahora, aquí en Mérida, procuro ayudar a los camaradas emeritenses de nuestra Organización en todo lo que me solicitan, siendo un placer para mí el haber recuperado el contacto con esta querida Asociación y con antiguos compañeros de Cantabria a través de las redes sociales.

Para mi la O.J.E. es más que una entidad, es una gran familia, en la que haces muy buenos amigos y que son para siempre. Amigos y amigas que SIEMPRE estarán para lo bueno y para lo malo. Y no sólo haces amistades, aprendes valores, algunos hoy ya olvidados por una sociedad que se preocupa poco de esos temas.

En O.J.E. aprendí a respetar a los mayores, aprendí a ser compañero, aprendí el amor a la naturaleza, aprendí cultura, educación, solidaridad y por supuesto muchas enseñanzas que hoy en día me han servido para tener una vida buena. Desde cosas que podrían parecer insignificantes como cabuyería u orientación hasta cocina (sobre todo cuando hacíamos timoneles de cocina en los Campamentos de Verano en nuestro querido Camaleño en Liébana en Cantabria). Sin olvidarme de grandes retos que me parecía imposible conseguir como hacer rapell, tirolina, etc.. y que te hacían sentir como un superhéroe cuando regresabas a tu casa y se lo contabas a tus amigos.

Y qué decir de la Banda de Cornetas y Tambores, a la que pertenecí una etapa de mi vida y que nos llevó a participar en varios eventos muy importantes. Nuestra amada Organización ha pasado por diferentes etapas, unas muy buenas y otras no tanto, pero SIEMPRE ha salido adelante y SIEMPRE podrán contar con miles de personas como yo, que sin ser afiliados en la actualidad, seguiremos apoyándola en TODO lo que se necesite. O.J.E. es una gran FAMILIA como decía al principio, una FAMILIA que perdurará en el tiempo y de la que debemos estar ORGULLOSOS y por supuesto colaborar con ella en lo que sea necesario.

Una entidad que supera el ámbito nacional, que está en momentos duros de la vida de los ciudadanos donde sea y cuando sea necesario. Una entidad que se debe cuidar y que nos cuida, nos sigue enseñando y sobre todo deja un buen sabor de boca a todos los que hemos pasado por allí y a los que siguen luchando por tirar de este maravilloso carro.

Dice nuestro lema: “Vale Quien Sirve, Servir es un Honor” y así es, y así lo debemos proclamar y actuar en consecuencia. Sirviendo a los demás, sirviendo a nuestros vecinos, a nuestros conocidos, a quien lo necesite y
haciéndolo con seriedad, con respeto, con prontitud y sobre todo con mucho orgullo de poder ser útiles a los demás, sin pedir nada a cambio, sólo por el placer de poner nuestro granito de arena en algo necesario.

Ese es el mayor HONOR, y para mi es un HONOR considerarme miembro de la Organización Juvenil Española, a la que deseo larga vida y a la que agradezco TODO lo que me ha aportado en mi vida. Y como dice nuestra Promesa: “Prometo Perseverar y conservar frescas en la memoria cada mañana las anteriores afirmaciones (de nuestra querida Promesa), para sentirme activo en el seno de la Organización Juvenil Española”. Y así es y así será en mi vida siempre. Orgulloso de ser de la O.J.E. y celebrando que nuestra querida Organización siga en buen estado de salud. VQS.

Gonzalo Alesón Vian
Locutor Radio y Comunicador Social.

La entrada La O.J.E., Una Historia Ligada a Nuestras Vidas se publicó primero en Organización Juvenil Española.

Contact to Listing Owner

Captcha Code